Visitante
#MicroCuento
(Por última vez, ya revisé
y no hay nada bajo tu cama)
Decía mientras se burlaba el monstruo jugando con la mandíbula de mi padre.
#MicroCuento
Se los rogué... (repito, llorando desolado)
— Por favor, en verdad te lo suplico... NO.
(Digo... Pero el verdugo, no hace más que suspirar, me da una mirada de pesar genuino mientras desliza la intravenosa en mi brazo)
[un golpe!]
El capellán llega, se sienta a mi lado: Una vez que presione el botón las drogas serán administradas de manera rápida y en sucesión, la pérdida del conocimiento ocurrirá en más o menos treinta segundos y la muerte vendrá poco después.
- Me explica; (Aunque ya he oído lo mismo muchas veces)
El pregunta; Hay algo que te gustaría decir?
—Por favor, Le ruego que no lo hagan...
El capellán asiente con tristeza, decepcionado.
Pregunta, porque nadie encara a el verdugo con una consciencia limpia?
(Pero ese es el asunto.
Nunca he asesinado a nadie.
Ha sido de esta forma toda mi vida...
No sé por qué, pero siempre que estoy a punto de herirme por accidente,
quienes están cerca de mí reciben la herida. Una vez me corté con papel durante clase y eso causó que dos personas a mi lado sangraran de sus dedos, estuve en un accidente vial, y aunque fue mi lado del auto el que recibió el impacto, quien desarrolló una pierna rota fue mi novia, siempre soy muy cuidadoso,
me cuido tanto tratando de mantener un estado de salud óptimo, incluso cuando fui asaltado por ese trío donde me dispararan en la cara...
Fueron ellos quienes colapason, no yo...)
[Aquí el único problema es; cuando los policías llegaron y me encontraron arrodillado junto a sus cuerpos, tratando de pensar qué debía hacer, sosteniendo estúpidamente el arma]
Tras solo treinta segundos desde que la ejecución comenzó, veo que tanto el verdugo como el capellán caen al piso sonoramente.
— Se los rogué... (repito, llorando desolado)
#MicroCuento
Todas las noches le llamo por telefono.
- Se que ella detesta que lo haga.
Siempre le ha molestado que la llame tan noche, inclusive antes de que yo falleciera...
#MicroCuento
Hoy he decidído jugar con el monstruo de mi habitación, el me ha visto y se ha escondido en el closet tal vez quiere que lo busque, o tal vez no...
Abro la puerta de golpe y grita...
Esto es muy divertido!!!
Pero, pasa algo que no entiendo y es porqué esta llorando???
Después de todo a él no le importó quitarme la vida, mientras yo le decía:
"No papito, no lo hagas"
#MicroCuento
Obediencia.
Ella (una hermosa princesa) una noche me pidió que le besara el corazón.
En ese momento tome mi navaja del bolsillo, con problemas le abrí desde la garganta hasta el estómago, y rompiendo de una a una sus costillas, hurgué entre su tórax hasta encontrarlo.
Recuerdo que aún estaba tibio, era grande y rojo, era hermoso como contemplar una fruta jamás antes imaginada.
Acerqué los labios para darle el más dulce beso que en mi vida jamás había dado.
Luego, toque su cara, con mi mano cerré sus ojos mientras los míos se humedecian, me acerqué al oído y le reclame; Ahora crees que haré todo lo que me pidas!?
#Microcuento
Ilusión...
Había una vez un campesino gordo y feo,
que se había enamorado (Y como no!?)
de una princesa hermosa y rubia.
Un día, la princesa (ve a saber por que!)
le dio un beso al feo y gordo campesino...
Y, mágicamente, este se transformo en un esbelto y apuesto príncipe...
(Por lo menos, así lo veía ella.)
(Por lo menos, así se sentía el.)
#microcuento En el Parque de las Ilusiones del mundo de los Pokemon, en Ciudad Pradera, todo era paz y tranquilidad. Había juegos como el Pilla-pilla, escondites, adivinanzas y como no, combates, pero no eran para hacerse daño, ¡al contrario!, eran para hacerse más amigos.
Cuatro Pokemon estaban jugando, Charmeleon, un pequeño Pokemon tipo Fuego con aspecto de dragón y una llama al final de su cola, Pikachu, del tipo Eléctrico, una simpática ardilla amarilla con mucha chispa, Azumarill, del tipo Agua parecido a un conejito de color azul cielo, y Cobalion del tipo Metal similar a un ciervo de un azul intenso con grandes cuernos (el más fuerte de los cuatro amigos)
De pronto, se escuchó una explosión ¡¡BOOOOM! en el almacén de Ciudad Pradera. Cuando llegaron, descubrieron que el baúl de las provisiones con las bayas verdes y amarillas que alimentaban a la ciudad había desaparecido.¡Alguien se lo había llevado!
Entonces vieron a Oshawott (un pequeño Pokemon de Agua parecido a un osito de peluche azul) tumbado en el suelo.
- ¿Qué ha pasado?.- preguntó Pikachu.
- Han robado las bayas.- Dijo Oshawott levantándose.- han sido Zekrom y Reshiram, vinieron volando lanzando bolas de fuego y relámpagos, me tiraron y se llevaron el baúl.
- ¿Qué? ¡Malditos! ¡Iremos a por ellos!.- dijo Cobalion muy enfadado.
- Muy bien, pongámonos en marcha. Todos estuvieron de acuerdo.
Pronto, los cuatro amigos cogieron unas pocas bayas que quedaban y partieron en busca de los ladrones. Les esperaba un largo viaje.
#Microcuento
- Una vez decidí dar un paseo debajo de mi cama,
para preguntarle a los monstruos de mi infancia por que ya no me visitaban
por la noche como antes,
les encontré y les dije:
- Viejos amigos! Como están? Por que ya no me visitan?
A lo que ellos me respondieron:
Shhhhhh! Se supone que ya no debes hablarnos.
Ya no eres un niño, ahora eres un adulto.
- Me sacaron las lagrimas las cuales se me desbordaban de mis ojos
y se despidieron diciendo:
Te tocara vivir muy duro a partir de ahora,
pues ahora los monstruos MAS feroces estarán haciendo MUCHO ruido!
solo que ahora... sera dentro de ti...